Restaurante Sekar Kedhaton en Yogyakarta
El Sedar Kedhaton en familia

Cuando voy a Yakarta, normalmente para una estancia de entre cinco y siete meses cada año, la mayoría del tiempo los paso en la capital de Indonesia. Eso no quiere decir que de vez en cuando haga una escapada fuera de este país.

Generalmente salgo a Singapur, lugar al que he ido unas (bastantes) cuantas veces e incluso hubo una época, cuando vivía allí mi hija, que estuvimos residiendo un tiempo en la ciudad del Merlion. También hace unos años fuimos a Tailandia, visitando Bangkok y Puket. O como este enero pasado que nos dio por Kuala Lumpur en Malasia.


Pero también hacemos turismo interno en Indonesia. Hace algún tiempo estuvimos en Sumatra, visitando Padang, Bukit Tinggi, Maninjau etc. lugar este (me refiero a la isla de Sumatra) que recomiendo, pues nunca había visto yo, naturaleza tan fresca al natural (solo en películas).


Solemos ir a menudo a Bali, el yerno (de la isla de los dioses) y ahora un nieto, obligan un poco más que antes. Aunque conozco Bali desde el año 1979, esta isla nunca me cansa, pues solo salir un poco del circuito turístico, Kuta, Legian, Seminyak etc. ya, te encuentras con esos campos y terrazas de arroz, altares, casas auténticamente balinesas, ceremonias y templos que tanto nos gustan.


Nos movemos en la isla de Java por ciudades como Cirebon (buenas gambas), Bandung (ropa barata de marca), Bogor (indiscutible visitar el Kebon Raja) o Pekalongan (batik, bueno, bonito y barato) Sim embargo, un lugar indispensable cuando salimos a hacer turismo local y por Java, es Yogyakarta. No me canso de visitar el Borobudur y Prambanan, esos impagables (dentro de poco va a ser así, literalmente "impagable" la entrada para los extranjeros) templos, el primero budista y el segundo hindú.


Debido a estos templos y algo más, está ciudad recibe con la isla de Bali, la mayoría de turistas que visitan el archipiélago más grande del mundo (17.000 islas) o como digo yo "el archipiélago infinito".


Yogyakarta es una localidad agradable, aunque ya se está haciendo bastante grande, pues cuenta con alrededor de tres millones y medio de habitantes. Pero estos son minucias si uno como yo, viene de Yakarta que tiene entre 15 y 17 millones. Limpia y ordenada, esta ciudad está regida por un sultán que hace las veces de gobernador y que su palacio, llamado "Keraton" es centro de visitantes y turistas.


Por mi parte, y cuando salgo por ahí, no tengo ningún problema con la comida, como de (casi) todo y me da igual la cocina china, india, indonesia u occidental. Tampoco tengo ningún problema a la hora de buscar alojamiento, porque www.hundredrooms.com siempre me ofrece lo mejor.


Esta vez, en Yogyakarta, comimos en algunos lugares interesantes como el restaurante Sixsenses, cuyo dueño es de Tarragona, y el que nos ocupa, el Sekar Kedhaton entre otros.


Terminamos en este lugar por el chofer del coche que alquilamos. Rentar un coche con chófer, y con la gasolina incluida en Yogyakarta, cuesta entre 30 y 35 euros las 10 o 12 horas, que compartido, creo que no es caro. Supongo que ya acostumbrado a llevar turistas (lo que somos) a estos sitios, con la comisión correspondiente. Pero aun y así, creo que mereció la pena.


Este restaurante está ubicado en el pequeño pueblo llamado Kotagede un área arqueológica y además un centro de plata. En Kotagede te hacen joyas increibles con la plata, que puedes comprar en las abundantes tiendas a un precio arregladito.


El restaurante Sekar Kedhaton, está en un edificio con una mezcla de arquitectura china, portuguesa, javanesa y holandesa. Una impecable entrada que deslumbra, con guerreros a cada lado de la entrada, acompañados de figuras mitológicas indonesias.


Una vez dentro, el local es muy elegante con decoración javanesa y rincones estilosos y originales.


Comimos bastante bien, sin echar cohetes, pero bastante bien, gastronomía simple de indonesia, sin virguerías.


Guerreros mitológicos indonesios a ambos lados de la entrada. Los dioses están con nosotros

Gamelan, orquesta indonesia
No podía faltar el "gamelan" esa orquesta típica indonesia

Comemos el clásico plato de la gastronomía indonesia. Sopa de rabo de ternera con verduras

Mientras, seguimos observando el entorno

Zumo de papaya
Para beber, me gusta el zumo de papaya

También costilla de ternera con alubias y leche de coco y sin que falte, la rama"lemon grass"

Seguimos disfrutando de la brillante decoración (aunque el aire incondicionado...la rompa un poco)


El pato frito es un plato apreciado en Indonesia. Con sala picante especial (verde)


Decoración javanesa en el Sekar Kedhaton
Hay rincones puramente javaneses


El té es buen compañero de la comida asiática. También con la rama de "lemon grass"


Y el pato a la parrilla (se parece mucho al frito) con ensalada de verduras y "sambel" rojo


Buena comida y buen entorno. En familia...mejor

Ni que decir tiene, que pasamos una velada como sultanes. A la altura del gobernador de Yogyakarta...o más arriba. Ah, y también tengo que decir que esta comida, siempre va acompañada de arroz cocido, como debe ser,  claro

Texto y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:


0 comentarios :

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top