No, tengo que decir que Yakarta no es un lugar para beber vino. Ni en esta ciudad ni en todo el país llamado Indonesia.
No es un lugar para beber el jugo de Baco, principalmente por su precio. Una botella de vino, la más corriente, puede tener un precio entre 35 ó 40 euros debido a los impuestos con que el gobierno de Indonesia grava el alcohol. Os podéis imaginar lo que puede costar uno de cierta categoría.


Recientemente ha habido una ley en la que el impuesto del vino sube un 90% y el de los alcoholes de alta graduación, llamense whisky, vodka o ginebra, suben un 150%. Esto del vodka, ginebra y tal ya es de juzgado de guardia, pues una botella de un whisky normal como un J&B, llega a costar entre 70 ó 80 euros...sin comentarios.
Volvamos a lo del vino. En Jakarta, y debido a que está creciendo la clase media-alta a pasos agigantados, sociálmente hablando, es muy chic, muy fashion, beber una botella de vino entre amigos, entre charla y charla, sin necesidad de estar delante de un buen plato de comida.


El otro día, uno de nuestros vecinos de mesa en un restaurante, le comentaba al otro "pues ayer, nos bebimos una botella de vino que era lo más de lo más, un vino italiano que se llama Lambrusco". Vamos, para mear y no echar ni gota. Es que, un Lambrusco (en España se venden a dos euros en Mercadona), aquí llega a costar 40 euros.


A Santy y a mi, nos gusta beber una botella de vez en cuando. Te encuentras con abundante vino de Australia (sobre todo) de Nueva Zelanda, vino francés (a punta pala), también italiano y muy poco de España (no solo vino, aquí hay muy poco de todo, en lo referente a España). Uno de los pocos que me he encontrado últimamente en varios sitios es un D.O Toro de nombre "Paciencia" que vale 75 euros (seguro que en España no pasa de 15).


Y nada, nosotros disfrutamos solo con la parafernalia de abrir la botella y entre risas y brindis, nos bebemos uno de Nueva Zelanda, como en este caso, que no vale ni pa...ni pa...bueno, pero es igual, sirve para quitarnos el mono. Ya beberemos uno bueno cuando volvamos a Barcelona sin tener que rascarnos demasiado el bolsillo como en esta ciudad que repito...este no es país para vinos.

Un post, escrito desde el archipiélago infinito, por Gíldo Kaldorána para:

1 comentarios :

V(B)iajero Insatisfecho dijo... 21 de febrero de 2017, 18:17

Hablamos sobre el tema. En los mismos términos. Un abrazo.

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top