Santy en la gran escalera del hotel

El hotel Borobudur no es que sea el más espectacular de la ciudad de Yakarta, pero si es uno de los más destacados y además pionero, si hablamos de cinco estrellas en el Gran Durian.

El Borobudur me trae buenos recuerdos, pues destacaba como edificio en la Jakarta de los años setenta que yo conocí cuando vine aquí, siendo un chaval de 25 años. Una ciudad donde apenas había construcciones grandes como ahora en el año 2015, que si te das una vuelta por las calles Sudirman y Thamrin, creerás que estás en Nueva York (bueno, un poco exageradillo).

Es uno de los primeros en Jakarta, con el Hotel Indonesia, ahora Kempinski, que es otro icono de la ciudad y que incluso da nombre a Bunderan HI (Rotonda Hotel Indonesia) que es donde está ubicado.

El hotel Borobudur se inauguró ya hace más de 40 años, pero ha sido reformado de pies a cabeza hace no mucho, y ahora mantiene unas instalaciones de verdadero lujo.

Santy y yo decidimos un día probarlo. La verdad que nos encontramos en él como auténticos campeones, con un trato exquisito, el personal hace que estés en la gloria.

Tiene unos jardines espectaculares y una gran piscina bien limpia por si te apetece darte un baño. Habitaciones correctas, ámplias y con un lugar destacado para el escritorio. Los salones como el lobby, son amplísimos y elegantes. Distinguidas salas para el desayuno, con vistas a la catedral o a la mezquita Istiqlal por si te apetece hacer alguna foto. La primera comida de la mañana es correcta y amplia, por si acostumbras a desayunar abundante recién levantado. 

Ah, y dicen, dicen y yo lo corroboro, que aquí se cocina el mejor rabo de ternera de toda la gran ciudad.

Total, que si algún día venís a Yakarta os aconsejo que visitéis este hotel que os encantará. Y además, solo por el precio de un hotel de dos estrellas en Barcelona, aquí puedes tener lujo asiático total (como me gusta a mi).

Aquí os dejo unas cuantas fotos para que os hagáis una idea.

Salas amplias y brillantes

Con algunos adornos en los rincones

Pasillos limpios y que huelen bien 

Elegantes y amplias habitaciones con...

...destacados escritorios

Grabados que te recuerdan el templo del Borobudur

Pulcros y relucientes lavabos públicos

Salimos a disfrutar de los jardines...

...con maquetas del Borobudur...

...y figuras que adornan con estilo el verde del lugar

Con una amplia piscina...

...de aguas cristalinas y verdes palmeras

Desayunos con vistas a...

...la catedral católica donde nos casamos hace ya 37 años, o a...

...la Istiqlal. La mezquita más grande del Sudeste Asiático

Además de variado y abundante desayuno


En un entorno elegante y refinado

Me hago una foto con el botones (creo que se llama Pau Gasol) y pa'casa

Y así pasamos el rato y vemos pasar la vida en Yakarta. Unos días para aquí y otros días para allá.
Y siempre seguiremos pensando en  aquello que decía mi aitá "Para vivir así, más vale no morir".

Un post, escrito desde el archipiélago infinito, por Gíldo Kaldorána para:

1 comentarios :

Diabarama dijo... 21 de septiembre de 2015, 9:38

Fíjate, no sabía yo que el rabo de ternera era un plato típico de Indonesia... ojiplática me quedo!

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top