Jardines del hotel Hyatt Regency en Yogyakarta
Los jardines son auténticamente paradisiacos

Bueno, voy a usar la palabra "brunch", aunque no me guste demasiado. Siempre se ha utilizado eso de "almuerzo", pero bueno ahora si no dices "brunch" es como que no estás al día.

Estas últimas navidades, pensamos pasarlas en Yogyakarta (a una hora y poco de Yakarta). Ya sabéis, esa ciudad que está cerca de los templos Borobudur (templo budista más grande del mundo) y Prambanan (un templo hindú), en esa provincia que está regida por un sultán.  El marido de nuestra hija (balinés él), nunca había estado y bueno, pues que decidimos que al chaval...no le falte de nada y si quiere ver templos y conocer mundo...pues eso.

El día 25 de diciembre, el de la festividad de Navidad, creímos que había que celebrarlo por todo lo alto (un día es un día y...eso). Sara, nuestra hija, conocía este hotel y a su directora, desde hace tiempo y creyó que no estaría mal aprovechar el brunch que hacían en él en esta fecha tan señalada, pues para ser un hotel de cinco estrellas con ese entorno tan portentoso (sus jardines), el almuerzo (que bueno, es una comida hecha y derecha) no tenía un precio muy elevado.

Allí que fuimos y tengo que decir que lo que más me sorprendió y además por mucho, fueron sus inmensos y bien cuidados jardines, había además, hasta un campo de golf entre ellos.
Pasamos una gran velada, en plan campeones. Sin duda la comida no tenía mucho que destacar (buffet), aunque eso sí, esmerada, cuidada, bien presentada y cocinada en su punto. Un hotel elegante y lujoso, vamos como me gusta a mi (una cana más al aire)

Fue un día en el que tuvimos una jornada tremendamente soleada, pues de los días que pasamos en Yogyakarta, la mitad llovió (este año la época de lluvias empezó con retraso, en diciembre) y la verdad,  es bastante engorroso salir por ahí lloviendo. El sol nos hizo apreciar en todo su esplendor esos jardines antes mencionados y que son el espejo de esa tan formidable naturaleza, que exhibe este país llamado Indonesia.

Aquí os dejo unas cuantas fotos

Un posado de la familia, en la entrada

Living del hotel Hyatt Regency en Yogyakarta
Como decía, elegante y lujoso

La orquesta del hotel Hyatt Regency en Yogyakarta
Al bajar al comedor, nos recibe la orquesta llamada "Felices y contentos"

Uno no se puede resistir a sacarse una foto, en un marco tan exquisito

No doy abasto haciendo fotos 

Lugares de película

Muchas alusiones a las estupas del templo Borobudur, como no podían faltar por su proximidad

Antes de comer, nos tomamos unas Bintang en la terraza (Santy muy guapa)

La comida del hotel Hyatt Regency en Yogyakarta
Llega la hora de la comida y nos vamos para el buffet

Nada que comentar de la comida

Están contentos los amantes de Teruel...digo, de Bali

Crema catalana en el hotel Hyatt Regency de Yogyakarta
Me sorprendió que entre los postres, había crema catalana

Posado en el hotel Hyatt Regency de Yogyakarta
Para terminar y despedirnos, después de comer, nos hacemos un posado en la inmensidad del vergel

Y que queréis que os diga, pues nada, que fue un día de esos inolvidables en mi querida Indonesia, un día de esos que se puede decir... ¡¡Que me quiten lo bailao!!

También sigo pidiendo perdón por tanta letra en las fotos. Pero es que me han copiado el blog totalmente y como pataleo, pues eso, que por lo menos y aunque sea en las fotos, sale mi nombre y mi blog.

1 comentarios :

fran soler dijo... 18 de febrero de 2015, 0:55

pues vaya lujazo y que maravilla de lugar. Experiencias de estas son las que no se olvidan amigo!!! un abrazo

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top