Yakarta, la ciudad que nunca duerme

Muchas veces me preguntan (bueno, en realidad solo dos) ¿y tú, en esos cinco meses que pasas en Jakarta, que haces? 
En este post, voy a tratar de responder gráficamente a esa pregunta.

A menudo me siento enfrente de casa. Hay un jardín, por llamarlo de alguna manera, pues aquí la gente no tiene el sentido de la limpieza muy desarrollado y no cuidan nada. En este lugar, a partir de las cuatro de la tarde se está muy pero que muy bien. Suele haber un poco de brisa y debajo de los árboles de mangos, los pajaritos cantan.
Me cojo las sillas de plástico y allá que me quedo, viendo pasar la vida, hasta las seis de la tarde, que empieza la llamada a la oración, anochece y llegan los mosquitos.
En esta foto, el que vende láminas de tofu con azúcar liquido, se ha parado a comer fideos con álbondigas (0,35€), que es lo que vende el otro; que por cierto, se me arrima demasiado. 

Cuando me levanto, algunas veces desayuno "bak pao". Es una especie de bollo de miga de pan que generalmente va relleno de carne en salsa. Aquí, no hace falta que tengas llena la despensa de casa, desde primera hora de la mañana y hasta la noche, van pasando toda clase de vendedores, comerciantes que venden de todo, no solo comida

Algunos días, me pongo a dar una vuelta por los alrededores, donde me encuentro con esa primavera perenne, donde las flores no paran de surgir. En esta época en Yakarta, la llamada "bunga kertas" (flor de papel) está en su apogeo y como crece de todos los colores, pues eso, que da vivo color al barrio.

Nunca me canso de fotografiar lo sabia que es la naturaleza y lo fértil que es está tierra, será por lo de volcánica. En esta zona donde vivo, estoy rodeado de árboles de mangos, sobre todo, luego también los hay de otras frutas. 
En este mismo momento acaba de empezar la temporada. No está cara, entre un euro o dos, dependiendo de la variedad, pues hay por lo menos una docena diferentes.
Normalmente, mi vecino y amigo pak Iwan y yo, somos los encargados de ir cogiendo de los árboles (sin que se entere nadie) por lo tanto ¿para que comprar?.

También y la verdad que, ultimamente con bastante frecuencia, el mono circense nos hace pasar un rato entretenido al son del tambor y el xilofón (no sé, creo que es eso). Estos espectáculos están prohibidos en Yakarta. Ya sé que los defensores de los animales dirán que el pobre mono sufre, es lo que un día les dije a los chavales. La contestación fue "no sé si sufrirá, pero la verdad es que, nos da de comer, incluido al mismo mono"...textualmente...ahí lo dejo.

Hay días, sobre todo en fin de semana, que me voy al mall que tengo más cercano. Se llama Senayan City y es un lugar donde encuentras de todo, para comprar, para comer, para beber unos tragos o para escuchar música en directo. No sé cuantos malls habrá aquí, 20, 30, 40, un montón, y aún dicen que tienen que abrir más. El indonesio y en fin de semana, le gusta pasar el día en el mall. Buen aire acondicionado (a menudo se pasan de frío), de compras, comer y a la tarde, al cine.

Más o menos a menudo, nos juntamos en este mall, con Sara y Mawan (mi hija y yerno). Cenamos en un restaurante  llamado Foodism, que no esta mal calidad precio. En la capital de Indonesia, no pasarás hambre, no. Cada cuatro pasos hay un restaurante, un "warung" o un "kaki lima".

Además, aquí hacen el que posiblemente es el mejor spagetti al pesto de todo Jakarta. Con sus gambitass, sus lonchas de queso parmesano y su pan tostado. En esta ciudad hay abundantes restaurantes italianos, para los indonesios, comer pasta, les resulta...muy fashion.

Y donde aparte de que los spagetti están buenos, puedes escuchar excelente música en directo, en el pequeño estanque con peces, que hay delante de las mesas del restaurante. Gente joven, que toca y canta bien. En Jakarta, los fines de semana, hay música por todos los sitios.

Ah, y también tengo que confesaros, que el pan de molde (el otro, el pan-pan, hay que ir a casa cristo a comprarlo) que más me gusta y siempre compro, es el "Roti Law". El que más se parece al "Bimbo" de toda la vida. El vendedor es un tipo simpático, natural de Bogor, la ciudad de la lluvia. A prospósito del pan de molde, aquí si quieres que se conserve un poco más, tendrás que meterlo en la nevera, sino en dos días...se pone verde.

Alucino con los árboles frutales que hay en el barrio. Cada cuatro pasos te encuentras con maravillas como esta. El rambután es una fruta muy apreciada en Indonesia. En mis paseos por la vecindad, siempre encuentro cosas (flores, frutas) que no dudo en fotografiar.

Algunas mañanas también vienen los de "La charanga Pocatripa" (por ponerles algún nombre), que se apalancan a doscientos metros de casa y como su música me llama, pues eso, que voy, les doy 5000 rupias y les hago una foto. No lo hacen nada mal.

Hay días que salgo por ahí, con alguna de aquellas camisetas que me hice hace algún tiempo. Cansado, de que casi siempre intenten cobrarme de más. Aquí, el hecho de ser blanco, para los indonesios, quiere decir que tienes pasta. Con la leyenda "Saya bukan orang kaya, jangan minta lebih" (No soy rico, no me pidas de más), solo consigo, que más de un vendedor sonría por lo "bajini". De todas maneras, siguen metiéndome la puya, sin duda.

Pero, una de las cosas que más me gustan de mi vida cotidiana en Yakarta, es cuando, cojo la mochila y me voy a patear la ciudad, andar en el transporte público de esta metrópoli, me hace subir la bilirrubina, en el angkot, el bajaj, el ojek, el Metro-Mini...son transportes que también se pueden llamar...deporte de riesgo. Pero bueno, lo bueno, bueno, es cuando me pongo a ver "monumentos" como los de la foto.

A eso de las cuatro o cuatro y pico de la tarde, cuando ya no hace tanto calor, salen de sus casa los niños, las criadas (los que la tienen) con ellos, las mamás, los abuelos, se ponen a pasear por el barrio, con o sin bicicleta, juegan a fútbol o a las cometas. De vez en cuando les junto a unos cuantos, les saco una foto y posan como verdaderos modelos. Es el futuro de Indonesia.

En ocasiones (generalmente los sábados), mi vecino pak Mul, saca la sombrilla y las sillas delante de casa. me invita a café y nos sentamos y charlamos. En la calle donde menos tráfico hay del mundo, no sabéis lo bien que se está, a las 11 de la mañana, y con la brisa corriendo de vez en cuando. El relajo es, impagable.

Y luego dicen que los musulmanes no beben alcohol (parece que si les invitas, si). Mi vecino pak Mul, y después de que él me da café, yo le invito a una cerveza (o dos). Dice que trabaja en un banco, pero otro vecino de alrededor me ha chivado, que no, que no vaya por ahí con lobos, que lo que si es, es chófer de un directivo de la banca (aquí también, les encanta el chafardeo y chismorreo). A mi me da igual, yo debajo de su sombrilla, estoy de pinga.

Hay veces que, al mediodía, voy a comprarle flores a Santy. Le digo a pak Iwan (otro de mis vecinos) si puede venir, y con su moto, nos vamos a recorrer por Jakarta, entre 15 y 20 kms, hasta el mercado principal de las flores, donde encuentras buenas, bonitas y baratas. El camino es duro, Yakarta, calor, atascos de tráfico...pero, a mi mujer, le gustan las flores y solo por eso...merece la pena.

Este es pak Iwan, mi mejor amigo y vecino. Un chino de Borneo que es un poco raro, está casado y tiene dos hijos, pero no sé yo...hay veces que se me arrima demasiado e incluso me pone la mano encima de la pierna a menudo...no sé yo.... él, me lleva a por flores, a por pescado, a por medicinas o a por...lo que sea.

Algunas veces, cuando salgo por ahí, aprovecho en algunas cafeterías y pido un bocata, con la ilusión de que me van a dar ese pan crujiente y sabroso, como los que me como en Barcelona. Espejismo total, me dan esa especie de bollo de...de...bueno de yo que sé que. Pero me consuelo con esto, este bocadillo (por llamarle de alguna manera) de atún con la clásica salsa llamada aquí "thousand island", una mezcla de mayonesa y salsa kechup, que no está mal.

Hay días que las mujeres (mi mujer y mi hija), me sacan de compras. Yo, la verdad, aguanto el tipo como puedo, pero me encuentro como un poco...descolocado. Salir a comprar con las féminas, nunca ha sido mi paseo preferido...es que la verdad, son pesaditas...pesaditas. Los días anteriores a la boda de Sara, fueron...ho-rro-ro-sos.

Algunos sábados, suele haber bodas y fiestorros al otro lado del muro de la urbanización. Les llaman los "kampung" (los de campo).
Los altavoces a tope desde primera hora de la mañana, música tradicional indonesia llamada "dangdut". La semana pasada fui a dar una vuelta a ver quien se casaba, la entrada al lugar de la fiesta era espectacular, el detalle de los plátanos...no tiene desperdicio.

Algunos fines de semana y después de cenar, nos vamos al Black Cat, a escuchar Jazz & Blues. Un lugar que no está lejos del Senayan City Mall. Atmósfera años 30, con la particularidad de que la cantante, y los guitarristas (con excepción del bateria) suman entre los tres, 300 años...o así. Es igual, la verdad es que en general, los grupos de música en Yakarta lo hacen bien, yo diría que muy bien.

Entre semana, a menudo comemos fuera. El hecho de que aquí, en la capital de Indonesia, los atascos  de tráfico son morrocotudos, si salgo para renovar la visa, ir a comprar alguna cosa, ir al médico o visitar a algún familiar, no queda más remedio que comer fuera, ni pensar en volver con tiempo a casa para comer en ella. Nos pilla de camino el sate Pertamina, el mejor de Jakarta. Ocho piezas de brochetas cada uno, con su salsa de cacahuete y el "lontong" (arroz prensado), nos cuestan 1,60€ por cabeza.

Él, pasa todos los días, al atardecer, a las 4 o así por delante de casa. Me da pena y siempre le compro algún plátano, o le doy alguna propinilla por hace de modelo, es su única forma de vida y a sus 74 años me dice, que cada vez le pesan más los... plátanos (no seáis mal pensados, aunque a mi también lo primero que me vino a la cabeza era eso, los coj...). En Yakarta hay mucha venta ambulante, no solo de comida, también de cubos grandes, de armarios o de escobas, cuadros, marcos, cuchillos...etc.

A pesar de que todavía estamos en la época seca, las flores viven una primavera eterna. Las lluvias están al caer, ya llueve, pero muy de vez en cuando (cuando empiece de verdad, lo hará todos los días). Como decía antes, me encanta salir por el barrio con la cámara y hacer fotos de algunos rincones. La "bunga kertas" (flor de papel), está por todas partes.

Y nada (esto se está alargando), lo que hago todos los días, sin olvidarme de ninguno, es pasar el rato en internet. Siempre acompañado de las vitaminas, en forma de gin tónic o de whisky con cola (solo uno). Sinceramente en Barcelona estos tragos largos, entran bien, pero es que aquí, con el calorazo bochornoso que hace, entran...superior. Además hace que me vengan las musas...para escribir un post como este...o dar la vara en las redes sociales.

Tengo que decir, que podría seguir y seguir explicando lo que hago este día, o ese otro, posiblemente daría para un libro (y os parecería, muy pesado). Las vivencias en el Gran Durien son extensas, muy entretenidas y totalmente diferentes a nuestra vida en Barcelona.
Y nada, que eso, que salud y suerte para todos


4 comentarios :

Quaderns de bitàcola dijo... 4 de noviembre de 2014, 9:39

Definitivamente eres nuestro ídolo, a ver quien disfruta tanto como tú en Yakarta! Parece que viváis en un pueblo en vez de una ciudad enorme. Un abrazo!

Laura Ruíz González dijo... 24 de noviembre de 2014, 23:23

Hola! Estuve buscando información sobre Yakarta y dí con tu blog afortunadamente! Voy a ir a trabajar a Yakarta por un tiempo y quisiera pedirte si puedes hacer una entrada sobre consejos para los primerizos en esa ciudad, sobre sitios qué visitar, sobre hoteles y sitios para vivir, sobre qué cosas comer y qué cosas no recomendarías. Muchas gracias! Un saludo desde Colombia!

Gildo Kaldorana dijo... 25 de noviembre de 2014, 4:52

Hola Laura, encantado.
Es una buena proposición de post la que me ofreces, pero de momento, no tengo en mente hacerlo, quizá más adelante.
Mientras, puedes ir leyendo los artículos que ya he escrito con el tag "Sobrevivir en Jakarta".
Saludos

Katherine Mengoni dijo... 27 de febrero de 2016, 20:01

muy bueno el reporte fotografico...lo que me gustaria saber en general es que tal los precios de los alquileres, la comida, etc.
y tal vez lo mas importante, que tal es la gente de por alli?...es una ciudad violenta? hay muchos robos?...se puede ir tranquilo por la ciudad?
que compania aerea se recomienda usar desde españa para llegar a indonesia en buen precio?
saludos.

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top