Sara y Mawan, charlan con la madre de este último, en un momento de relax antes de empezar

Todo empezó, en la víspera de la boda balinesa. Acudimos a la casa de Mawan, un recinto amurallado donde convive toda la familia. Abuelos, tíos, hijos, padres, nietos...todos en comunidad. Cada uno en su respectiva estancia, habitaciones individuales, en forma de bungalows (por llamarlo de alguna manera), con cocinas (dos) y lavabos (dos) comunitarios. Por supuesto que, no puede faltar una superficie de terreno con abundantes altares donde rezar cada día, donde dejar las ofrendas correspondientes a los dioses...estamos en Bali.

Sara, es católica de nacimiento, y para poder celebrar la ceremonia de boda balinesa, tenía que convertirse al hinduismo balinés. Digo hinduismo balinés, porque si que tiene bastantes connotaciones con el de la India, pero también bastantes diferencias.
Un día antes de la boda, se celebró el "Sudiwedani", o sea, en español de la meseta, la conversión.
He estado en Bali bastantes veces, pero nunca había intervenido como testigo presencial en ninguna ceremonia de este calibre. 

Mi hija, al principio nerviosa, pero después de un rato más tranquila, se dejo llevar por los dos gurús que intervinieron en la ceremonia y que al día siguiente también serían los maestros de la pompa y el boato de la boda, con alguno más.
Hay que decir, que mi niña, tuvo que estar tres días sin salir del recinto de la casa de Mawan, pues los dioses no se hacían cargo si le pudiera pasar algo por esos mundos, mundanos.
Aquí os dejo unas cuantas fotos del rito que transformaría a Sara, en un personaje hindú.

Primero fue la purificación (limpieza de espíritu) y conversión

Había que hacer una entrada a lo grande, o sea, pisando las ofrendas preparadas para el evento

Dentro, se puso en marcha el rito de la conversión 

Ceremonia de conversión al hinduismo en Bali
Mi hija se lo tomó todo muy en serio, como debe ser

Antes, hubo oraciones con ofrendas a punta pala

Los familiares y vecinos, se reunían en un rincón, un poco al margen del asunto (acostumbrados)

Conversión al hinduismo en Bali
Se hicieron tantos llamamientos a los dioses que...

...parece que hubo uno, que acudió a la cita y llamó (es broma)

Ofrendas en Bali
Y así, entre una cosa y otra, la ceremonia acabó. Aquí un detalle de algunas ofrendas

Al día siguiente, fue la boda balinesa

Limando los dientes en Bali
A mi pobre niña, le limaron los dientes

Así como quien no quiere la cosa, al día siguiente nos hicieron levantar a las cuatro de la mañana (de la madrugada diría yo) de la cama. nos teníamos que ir preparando para salir guapos en las fotos. 

Nosotros con un traje sencillo balinés (que por cierto, Santy estaba muy bella), pero los novios, de traje sencillo nada. Se tenían que montar la parafernalia encima de la cabeza y todo lo demás, collares, pulseras, tremendos pendientes, pero lo más duro era llevar la corona de la novia. A Sara, al principio, le costaba tener la cabeza erguida, vamos que si la bajaba, iba ella detrás. Maquillaje a punta pala y vestidos acordes con el culto. 

Pero, el plato más fuerte de este asunto, aparte de todas las cosas que tuvieron que hacer los novios en conjunto, era la lima de los dientes (asah gigi) de mi hija. Un proceso, que en la religión hindú-balinesa, se hace en la pubertad (en el caso de las mujeres, cuando tienen la primera regla). Pero Sara, acababa de convertirse y por lo tanto le tocaba ahora. 
Ella tenía bastante recelo, pero Mawan le reconfortaba, quitando hierro al asunto. Al final no llegó la sangre al rio y parece que no era tan fiero el león...

Sara comentó más tarde que no sintió dolor, que si que le limaron los dientes, pero que sirvió para igualar algunos que le sobresalían (que valiente es mi niña).
En los días anteriores de la boda balinesa, mientras Sara estaba en casa del novio, las vecinas y amigas, le preguntaban ¿sudah berisi? ¿Ya estás germinada...o así? En Bali, no está nada mal visto, casarse embaraza, sino todo lo contrario. El hecho de haber quedado encinta, quiere decir que eres fértil, y eso es buena señal.


Imprescindible (e impagable) foto de familia

Antes de nada, seguimos con las oraciones y ofrendas a los dioses

Rezos y más rezos, con misticismo de colores

Entre otras cosas, simbolismos como la penetración (con perdón). Estos balineses no son tontos

También hay que plantar un árbol

Una ceremonia balinesa en Bali
Las bendiciones...

babi guling, Bali
Mientras, los "babi guling" ya estaban preparados

Luego, apareció el gurú supremo (que era una señora). Directora de la ceremonia

Y Sara, se preparó para que le limaran los dientes

Así, de esta guisa, como el torero cuando descabella al toro

Mientras, los músicos ya estaban preparados, para empezar a tocar

Y así continuaba la fiesta (detalle de los perifollos en la cabeza)

Y también tuvieron que dar de comer arroz a un pollo (entre otros animales)

Los novios balineses, en Bali
Terminada la ceremonia, los novios se cambian y relajan (sobre todo Sara, que se quita la corona)

Y volvemos con otra foto de familia, en la entrada a la casa de Mawan

Y al día siguiente, la boda "a la occidental"

Los novios, muy guapos ellos

Para la boda "a la occidental", Sara había elegido una hermosa y grande villa, llamada Villa Tantangan, con césped, una tremenda piscina, sala de biblioteca, otra sala de internet, un tremendo comedor, una gran cocina y enorme sala. Todo ello, en un entorno insuperable, pues estábamos a pocos metros de la playa de Tanah Lot. Teníamos el templo a escasos 200 metros de la villa. Un lugar, en el que además de la fiesta, íbamos a disfrutar de sus encantos, durante tres días más. 
Todo salió a la perfección (a pesar de los nervios del inicio), la orquesta, las fotos del pre-wedding por el camino, las flores (imperaba el color lila y todos teníamos que llevar algo de este color), la comida, los invitados...todo perfecto. 
Cuando llegó la noche, las luces de la piscina y el alumbrado de la villa en general, daban un ambiente espectacular teniendo como fondo el mar de Tanah Lot.
Cenamos con un buen vino y después bailamos y cantamos, además de alegrarnos el corazón con unos gin-tónic o mojitos o wodka con naranja, whiskys y todo lo que hiciera falta...ya sabéis todo lo que se hace en las bodas, osea con un buen "melocotón" incluido.
Aquí, algunas fotos de la inolvidable noche

Entrada triunfal, con la novia (muy nerviosa) agarrada de mi brazo

Llevé a la novia, hasta donde le esperaba el novio y el maestro de ceremonias

Hora de que el maestro, suelte el discurso pertinente

Los anillos de la boda en Bali
Y Abel, la sobrina de Mawan, trajo los anillos (detalle del tatuaje vasco-indonesio de Sara)

Anillos que se colocaron mutuamente (y mi querida esposa, llenita de felicidad)

Desde luego que la novia, estaba muy, muy guapa

Y con la firma, se acabó la ceremonia

Con el mar de Tanah Lot, detrás
Y entonces, llegó la hora de la foto de familia (una más). Con el mar de Tanah Lot, de fondo

En la cena como no, solté el discurso (con lo que me gusta a mi ser protagonista)

Y hubo gente importante, como Salvatore, el jefe de Sara (tocaba hacerle la pelota)

O el ilustre fotógrafo madrileño Diego Vergés, afincado en Indonesia

También estuvo Oscar, el catalán que vive en Singapur, con su novia de Brunei

Y los novios, cortaron el pastel

Boda "a la occidental" en Bali
Y posaron...

Y la novia se desmadró y bailó (su prima Cecil, cogió el ramo que voló)

Y también cantó...con su tio Herri

Con chapela
Y al final, me tuve que poner la chapela de mi aitá, para que estuviera también presente en la boda de su nieta. El del caserio Cotazar de Azkoitia, hubiera estado contento...del asunto

Y esto es todo lo que da de si esta historia.
Un espectáculo inolvidable el que vivimos en la isla de los dioses. Ceremonias, misticismo y alegría. Bali es Bali, la isla de los dioses, donde todos los días es domingo...
También y no puedo olvidarme de agradecer muy mucho a mi amigo José David Jurado, que hizo de fotógrafo en la boda de Villa Tantangan, donde pasamos juntos, unos días de auténtico lujo...oriental.
Y además, si queréis tener otra perspectiva de la boda balinesa de Sara y Mawan, el mismo José David os la ofrece, en su sobresaliente blog, aquí "Casarse en Bali"

Post y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:


12 comentarios :

Patricia dijo... 20 de octubre de 2014, 10:41

Gildo me has emocionado muchísimo con el post. Se nota lo bien que lo pasásteis, lo mucho que adoras a tu pequeña y lo felices que fuisteis ese día. Muy interesante ver cómo es una boda tradicional balinesa.

Como siempre, gracias por un artículo increíble.

Un abrazo grande desde Edimburgo

Verónica Paz dijo... 20 de octubre de 2014, 10:44

Que colorido y llamativo todo! Aunque lo de los dientes me da una "dentera" jeje xDDD que valor!!

No tengo duda, y la foto lo confirma, que con tu discurso se echaron unas cuantas risas ;)

Muy bonito todo ^_^

haritz dijo... 20 de octubre de 2014, 12:06

Asko gustatu zait nola kontatzen duzun zure alabaren ezkontza. Zorionak!

Carla Llamas Peña dijo... 20 de octubre de 2014, 22:03

Me ha encantado esta entrada, super interesante todo el tema de la boda! qué diferente de aquí pero qué bonito y lleno de simbolismo. Solo me tiraría atrás el tema de los dientes, pero bueno :) Y la boda "occidental", de ensueño!

Se os ve súper felices!!!

Anónimo dijo... 21 de octubre de 2014, 20:54

Muchisimas

felicidades!
Lleidatana

Siscu dijo... 22 de octubre de 2014, 1:32

Gracias Gildo por hacernos partícipe de este gran acontecimiento. Un documento maravilloso. Enhorabuena y...Viva los Novios !!!!!!

Quaderns de bitàcola dijo... 23 de octubre de 2014, 13:10

Preciosa ceremonia con unos novios guapísimos! Lo único que no nos convence demasiado es el limado de dientes, eso da un poco de yuyu! Nos hubiera encantado poder ir. Un abrazo familia!

Maite dijo... 26 de octubre de 2014, 10:04

En primer lugar, Enhorabuena!! Joxean y Santy por esta preciosa boda de Sara. Puedo imaginar la emoción que supone el casar a una hija.
Gracias por compartir la ceremonia. Como.siempre Joxean cuando escribes, transportas y realmente es como vivirlo.
Preciosas fotos. Los novios guapísimos en un marco único. He viajado.de nuevo.a.Bali...
Un abrazo!!

www.anibaltrejo.com dijo... 3 de noviembre de 2014, 9:50

Ofrendas a punta pala! que bueno... Vaya crónica... colorida en fotos y con colorido texto. Cuando está por Barcelona a ver si te prepara un Baby Guling de esos que se ven buenísimos! Felicidades!

María dijo... 4 de noviembre de 2014, 10:56

Lo primero, enhorabuena por la boda de tu hija, iba guapísima! Que cultura tan diferente a la nuestra, pero se ve muy bonito todo, me ha encantado el detalle de la chapela

Manoli dijo... 4 de abril de 2015, 9:55

Felicidades por todo, impresionante, emocionante y guapisimos. Podría seguir añadiendo adjetivos, pero ¿para qué? si con las imagenes basta.

Bueno sí, felicitaros por la sueste que habeís tenido de ver casar a vuestra hija. Yo, con tres no he podido, porque todos se han aparejado pero ninguno casado.

Mi sincera enhorabuena.

Monica Barbosa dijo... 10 de junio de 2015, 12:49

Qué intereante!
Cuánta belleza!

Me encantó conocer una Boda en Balí a través de una visón familiar.Y el tatuaje de tu hija es precioso, la unión de Culturas, las mezclas que sólo nos enriquece.

Un abrazo.

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top