La bandera de Indonesia ondea en la plaza Fatahillah
Un lugar entrañable en la gran ciudad, por lo menos para mí

La capital de Indonesia no es un destino turístico, eso está claro. En Indonesia los lugares que más reciben turistas son Bali, y le sigue Yogyakarta (El templo Borobudur y más). Penita me da que un país que lo tiene todo para recibir visitantes, solo lleguen ocho millones de ellos. Los mismos que recibe España en un mes.
Ahora, parece que el gobierno está haciendo todo lo posible para mejorar esto. Uno de los mayores motivos de que no vengan más, son las infraestructuras. Carreteras por ejemplo, lo que se dice carreteras, hay poquita cosa, solo unas cuantas autopistas alrededor de Yakarta de unos 300 ó 400 kms, y ahora, hace poco, acaban de hacer una en Bali, por encima del mar. 
Terminaré este párrafo, diciendo y repitiendo una vez más que la ciudad de Jakarta, aunque no sea un lugar para el viajero, merece tres o cuatro días (o cinco...jejeje), para ver y visitar una cuantas cosas, que en ella alberga.

Dicho esto, hoy os quería enseñar un poco, la plaza Fatahillah. Una plaza que está en el centro del Gran Durian. Un lugar donde, entre semana, en días laborables se ven muchos colegios por la zona, pero más los fines de ella, los habitantes de la gran ciudad y foráneos, peregrinan para pasar el rato, hacer algunas fotos o simplemente visitar los museos que hay alrededor de ella. Museos que están a cuatro pasos, como el antes mencionado de historia de Yakarta (Museum Sejarah Yakarta), museo de la cerámica (Museum Keramik), museo de las marionetas (Museum Wayang) y a 300 metros el museo de la moneda (Museum Bank Of Indonesia). Ya iré haciendo artículos de estos museos, más adelante (me gusta el término "slow bloggin")

Aunque el barrio se llame Kota, Kota Tua o ciudad vieja de Yakarta (donde está ubicada esta plaza) se distingue por mantener vestigios de la ocupación holandesa, edificios antiguos, monumentos y museos, hacen que se recuerde esta efeméride.
Luego y desde hace unos cuantos años (en el 76, cuando llegue por primera vez a esta ciudad, no lo había) algunos espabiladillos se han encargado de explotarla, para turistas. Sea con algún coche antiguo (para hacer fotos), con bicicletas holandesas acompañadas con pamelas o sombrero de explorador, con estatuas vivientes etc.

El caso es que yo, utilizo esta explanada como campo base para mis salidas al centro de Jakarta. Uno de los factores clave para que lo haga, es la facilidad (mejor decir, la menos incomodidad) que tengo de coger el "koridor" (linea) de autobuses Transjakarta que mejor funciona, por puntualidad y estado de los autobuses, y que va desde Bok M, hasta aquí, hasta Kota.
Además, me gusta esta plaza, su ambiente me hace sentir bien. Ver a l@s jóvenes pasear con las bicicletas, con sus pamelas, con risas y más risas, haciéndose fotos (pidiendo que me fotografíe con ell@s) me hace rejuvenecer.

Desde aquí, después de visitar alguno de los museos (ya los he visto todos), me doy una vuelta, saco algunas fotos y coqueteo (en el buen sentido) un poco. Más tarde, agarro un "sepeda ojek" (taxi bici) y me voy al puerto llamado "Sunda Kelapa", ese de los barcos de madera que mueven mercancías por todo el archipiélago, o voy andando a Glodok (barrio chino y microcosmos en la gran ciudad), o me voy a Pasar Baru (mercado más antiguo de la ciudad), al Ancol (un tremendo centro de ocio situado al lado de la playa de Yakarta) a Mangga Dua, a... etc.

Pues nada (creo que me estoy alargando demasiado) aquí os dejo, unas cuantas fotos de la ya famosa plaza Fatahillah

Las bicicletas de la Plaza Fatahillah
Las bicicletas. Me encanta su colorido. Con sus somberos de explorador. Alquilarlas cuesta entre 30 ó 50 mil rupias (de dos a tres euros y pico), dependiendo de lo que sepas regatear

Museo de historia de Yakarta
El museo de historia de Yakarta, rige y destaca en la plaza

Cafe Batavia en Plaza Fatahillah
Otro lugar que también sobresale en esta plaza, es el Cafe Batavia. En su interior expone una gran colección de fotos sobre visitantes ilustres, desde tiempos lejanos. Lo malo de este café, es que es, un poco "cariñoso" (por lo de caro, digo)

Las familias se "inmortalizan" sacándose fotos con las estatuas vivientes

El chino. Una estatua viviente en la plaza Fatahillah
Yo tambíen, claro. Con el Kung Fu de turno. Me pringué la mano de pintura. Me gusta el detalle del tipo con esa especie de retel, colgando de su cintura, y donde recoge la pasta

Kaki lima. Esos carros de venta de comida en Yakarta
En los alrededores hay vendedores de comida. Aquí venden "otak otak". Especie de pasta de pescado. Se mosquean porque les hago fotos

Restaurante Djakarta en Yakarta
Pero yo, prefiero comer en un restaurante. Más solo que la una, rememoro los tiempos de la década de los 70, cuando era el amo de esta ciudad

Me hago una foto con todos los trabajadores del restaurante Djakarte. La que esta a mi derecha, parece que le pillado un retortijón de tripas ¿o va de listilla, ella?

Como decía. A veces me cojo un "sepeda ojek", el cual me lleva a lugares cercanos. Me pide 20.000 rupias (euro y medio), le regateo y me baja hasta 10.000, cuando llego, le doy 20.000 ¡Que menos!

Otro ángulo de la plaza. Como veréis, en días laborables (que es cuando yo voy) esta calmada, no hay tumulto

Las bicicletas cambian de color y de sombrero. Esta vez con pamelas. Las jovenes adolescentes discuten la jugada 

Más tarde, se alquilan una bici. Para ahorrar, se montan dos, están muy guapas con las pamelas. Ellas se lo pasan bien y posan para la foto ¡Viva la juventud!

También hay punkies (o como se llamen) en Yakarta. Ellos se pasean por la plaza. No quieren posar si no les doy nada. 10.000 rupias tienen la culpa

Los colegios en días laborales son los que más visitan esta plaza. Se empapan de cultura indonesia en los varios museos existentes alrededor de ella

No quieren derribar las señas de identidad de aquella ocupación. Este edificio representa los últimos vestigios de cuando los amos eran los holandeses. En una calle que da a la plaza

Yo, como si fuera un adolescente también me divierto. No sabéis (o a lo mejor si) que se siente cuando uno pasea después de casi 40 años, por aquellos lugares donde pasó los mejores momentos  de su vida

Vamos a poner otra de bicicletas. Las hay en todo el alrededor de la plaza. Bicicletas holandesas, de colores. Alguien dijo que las bicicletas son para el verano, bueno pues aquí son para todo el año, por ese...verano perpetuo

Un personaje de los que alquilan las bicis. Ya hace años que le conozco, aunque nunca me ha rentado ninguna, siempre que me ve, me saluda afectuosamente

Le digo a un chaval que me saque una foto delante del "Museum Seni Rupa Keramik" (Museo de Cerámica) y me hace esto. Le digo que me ha sacado torcido y me contesta que es una foto artística ¡Qué imaginación tienen estos indonesios!

En las calles adyacentes hay pequeños puestos de comida. Los kaki lima y warung

Pero sigo prefiriendo comer en un restaurante. No por nada, me da más confianza. 

Pollo frito aderezado con especias (galangan, ketumbar, jinten) y verdura. Con el correspondiente arroz blanco

Para beber pido una ceveza y me dicen que no tienen, entonces pido un té. En Indonesia, y en Jakarta no podía ser menos, para poder vender alcohol, se necesita una licencia especial. Y claro "licencia especial", significa pagar más impuestos. El camarero me dice que al lado hay un 7 Eleven donde venden cerveza. Me compro una, que casi vale más que el plato de comida y el té juntos (20.000 rupias)

Mientras como, no puede faltar el cantante de turno (deberían hacer un censo, para saber cuanto cantantes urbanos hay en esta ciudad). Con su lata (y la que da), en todo lo alto de la guitarra para recoger la "guita"

 Otra vista desde otro ángulo. Creo que nunca me cansaré de sacar fotos en la plaza Fatahillah. Junto a los árboles, los cañones, las estatuas vivientes, las bicicletas, sus pamelas, las chavalas...

Mientras, la gente se va haciendo fotos con las estatuas vivientes. Dos mil rupias (0,15 centimos de euro) de propina es suficiente

Yo también, claro. A estos personajes en cuanto ven que se les acerca un blanco para hacerse una foto, les hacen chiribitas los ojos, saben que un poco más de dos mil rupias les va a caer (con la bandera indonesia en todo lo alto)

Bicicletas señores. Estas llevan pamelas y sombrero de explorador (los dos). Además de alquilarlas para pasear por tu cuenta, también puedes hacer un tour con un guía que te enseñara los alrededores


Y nada, como decía. Me cojo un taxi bicicleta y me voy a respirar otros aires. A Glodok, a Sunda Kelapa, a Pasar Baru, al Ancol...¿Qui lo sa?


Sinceramente, me entusiasma salir solo a patear la capital de Indonesia. Tampoco os creáis que es fácil, que sepáis que esto no es un paraíso...tampoco es el infierno...dejémoslo, en el purgatorio
Venga animaros, venir a Yakarta y os llevaré a ver cosas bonitas 

2 comentarios :

Ameseros Viajeros dijo... 11 de junio de 2014, 11:14

Qué sitio más pintoresco y qué gente más abierta y divertida!! Lo que más me han gustado sin duda son LAS BICIS! Precioso el lugar, ojalá pudiera ir alguna vez! Un saludo y nos leemos!

Anónimo dijo... 1 de septiembre de 2014, 22:41

En el Cafe Batavia te puedes tomar una San Miguel (de las de Filipinas, pero San Miguel al fin y al cabo)

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top