La familia feliz, en la piscina de la villa. No puede faltar en la oreja, la flor "jepung Bali"

Ya quedan atrás aquellos tiempos que Bali no me hacía ni fu ni fa. Habré ido a la isla de los dioses una docena de veces, siempre con estancias cortas de 3, 5 ó 7 días, con excepción de una vez que estuve dos meses. 
Quizá fue en esta ocasión (la de dos meses) la que de verdad me hizo conocer más profundamente la isla y por lo tanto adaptarme más a la forma de vivir de los balineses.
Esta última vez, tampoco estuvimos mucho tiempo en Bali, teníamos que arreglar algunas cosas y con unos días ya nos bastaban. 
No dudamos en volver al The Bali Dream Villa. Ya estuvimos con anterioridad y la experiencia fue inolvidable, por lo que, repetimos. Las villas son de ensueño, sobre todo por tener una hermosa piscina privada, donde puedes pegarte baños por la mañana, tarde y noche (lógico). Aquí no hay ni invierno ni verano, todo el año hace calor, por lo que una piscina a mano, siempre viene bien.
Además, el trato del personal es exquisito (como casi en todo Bali) y el entorno, inmejorable.
El otro día, cogimos una villa más grande que la otra vez. Más grande la piscina, más grande la cocina, más grande el salón y más grandes las habitaciones.
La verdad es que en Jakarta nos lo pasamos estupendo, descansamos y paseamos, pero cuando vamos a Bali parece que el ambiente te invita a salir, sea en moto o en coche. Salir a comer, a cenar, a tomar unas birras o unos Margaritas, oír música y en definitiva pasarlo bien.
Últimamente siempre paramos por la zona de Seminyak, nos gusta este barrio de Bali. Será quizá porque también cuando estuvimos dos meses en casa de Sara (estaba en Kerobokan, al lado de Seminyak) lo pasamos ahí.
Además en este barrio (Seminyak) hay muy buen ambiente. A menudo nos vamos a cenar a la calle Dhyana Pura, donde hay de todo. Comemos algo en cualquier restaurante de los muchos que hay y después nos tomamos unas birras en el Santa Fe, con buena música en directo, para terminar más de una vez, en el Mixwell, un bar de ambiente, donde nadie se mete con nadie, donde sirven unos cóctel Margarita sobresalientes (que no es fácil en Indonesia) y donde siempre hay buena juerga. Nos volvemos al The Bali Dream Villa, nos pegamos un baño en la pisci para relajar el músculo y a la cama.
Este hotel-villa es ideal para lunas de miel, aunque también para cualquier día que quieras echar una cana al aire. Si quieres tener una estancia inolvidable en la isla de los dioses, este es tu lugar de descanso, hay que pagar un poco más, pero...
El precio de lo que nos costó esta vez fue de 240€ por noche. Éramos cuatro y a repartir, no sale tan caro. Claro que un albergue es más barato, pero, un día es un día y siete...una semana, además, ya dijo Confucio "no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy".
Aquí os dejo unas fotos de lo bien que nos lo pasamos en este lugar tan...inolvidable.

Corriendo a coger el avión en el aeropuerto de Yakarta. Por cierto, con el ajetreo me dejé el Iphone en la terminal y una vez en el avión, Sara tuvo que salir corriendo a buscarlo y ahí estaba, en la butaca donde me lo había dejado...que cabeza la mía

Aquí voy yo, en plan fanfarrón (como siempre). Sin darme cuenta que iba más ligero de lo normal, osea, sin Iphone (menos mal que Sara está agil)

La revista del avión me recuerda que hay algo que todavía no he visto. La perla de Tangerang, el Benteng Heritage Museum, que días más tarde, a la vuelta a Jakarta lo fuí a ver, claro, por supuesto y ya escribiré un post, se lo merece



Sobrevolamos ya la isla de los dioses. A punto de aterrizar

Una foto para el recuerdo. Bienvenidos a Bali

Nos vienen a buscar...

...con la furgoneta

La entrada...

...donde no pueden faltar los altares balineses. Estamos en la isla de los dioses

El check in. Ya nos conocen, por lo que...

Nada más entrar, la piscina por un lado...

...por el otro...

...y por éste

La sala-comedor y la cocina

El dormitorio

La habitación anexa al dormitorio

Bañera y ducha. El WC y lavabo, detrás mía

Detalle del cuarto de baño



Acabamos de llegar , tenemos hambre y pedimos que nos traigan algo de comida a la villa

El hermoso gazebo

Los desayunos...


...donde me sorprenden las pulseras de estás dos mujeres indias vecinas de desayuno. 
Sara me explica que por lo visto, deben llevar todos estos brazaletes en los brazos durante un tiempo, para anunciar que están recién casadas


Y me despido con un momento de relajación en el gazebo. Oooommm...meditemos hermanos

Pues nada, que eso.
Si quieres fiesta, juerga, sol, misticismo y meditación, naturaleza y playas, buenas olas para hacer surf, hacer amistades (son muy "friendly"), quizá un buen masaje o buena (y barata) gastronomía...nada como Bali.
No es como en el resto del país, aquí todo es más libre (no digo más). En Yakarta también hay cachondeo, pero, en la capital de Indonesia, para comprar una cerveza tengo que recorrer...15 kms. (no digo más).

5 comentarios :

VALERIA dijo... 15 de mayo de 2014, 11:13

Que envidia me das!! y que bien vives!!, ;-)

Tamara dijo... 16 de mayo de 2014, 11:45

Genial! Estoy próxima a viajar a Indonesia. Buenos post!!

bonavida dijo... 16 de mayo de 2014, 19:39

¡La última foto lo resume todo!
Nada mejor que disfrutar de la vida, y si es en Bali, mucho mejor.
¡Que villa más preciosa! Uno se podría quedar eternamente en Bali.

Salut y buenos viajes!!!

Manel y Cristina

Bleid dijo... 24 de mayo de 2014, 11:10

Que bien os los montáis Gildo
Este año igual regresamos a Indonesia , aun no está claro pero hay posibilidades. Ya te conataré
Abrazos

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top