Con el general mánager del hotel. Cada día se acercaba a la hora del desayuno para charlar

Tengo que empezar este post diciendo aquello de que un día es un día y en este caso, tres días son tres días. Digo esto, porque el hotel que cogimos en Bangkok, no era precisamente barato, todo lo contrario. Además y por circunstancias tuvimos que alquilar una suite que costaba...bueno, mejor no voy a decir el precio para no herir susceptibilidades...por si acaso. De todas formas he de decir también, que yo hago como algunos mochileros que conozco. Se pasan 20 días de albergue en albergue, baratos, tirados de precio, para coger un par de días y dormir en algún hotel de lujo, con todas las comodidades, saboreando lo que siente cuando se tiene pasta, en plan millonario, en plan ricachón...al fin y al cabo, la vida son dos días y uno...nublado.

Esta vez, hicimos un viaje ideal un trayecto con escalas. Salimos de Yakarta a Bali, de la isla de los dioses a Bangkok, de la ciudad que nunca duerme a Puket y de aquí a Singapur, para más tarde volver a Yakarta. Desde luego creo que es un itinerario excelente, con excepción de Puket que me pareció una birria. Isla esta, que recibe al año 10 veces más turistas que Bali, desde luego las comparaciones son odiosas. Puket es vulgar y Bali es elegante, pero el dinero manda y la isla de Tailandia se vende a precio de saldo, sin embargo la isla de los dioses es...tirando a carilla.

Lo pasamos fantástico en Bangkok, una ciudad ideal para pasear, ver, visitar y fotografiar. Los maravillosos templos budistas, las calles, los mercados, la gente, no te deja indiferente. Anduvimos en el sky train, las barcazas del río, en el metro, en autobús y los insufribles tuk-tuk, por aquello de las joyerías y más joyerías a visitar con ellos. Visita obligada porque les regalaban bonos de gasolina...bueno, demasiado para el cuerpo...el viaje en ellos te salía barato, pero lo de las visitas a las joyerías se hacía pesado.

Seguramente este, el Rembrandt, fue uno de los hoteles de más lujo que he estado en mi vida. Este y el de Bali en el que también estuvimos en ese mismo viaje, llamado The Bali Dream Villa
La suite con terraza, sala de estar, dos cuartos de baño, solo la habitación ya era tremenda.Vamos, que en este hotel vivimos como auténticos acaudalados, solo tres días, pero.....como verdaderos campeones.

Cada mañana en la sala VIP de desayunos nos venía el general manager y hablábamos de todo un poco. Él, un señor austriaco que llevaba bastantes años en Bangkok. Al comentarle que veníamos de Barcelona, nos dijo que conocía Sitges (Barcelona), que había estado un mes en esta localidad y se lo había pasado pipa (no me extraña que le guste Sitges, porque era muy....delicado él)


La puerta de entrada
En la elegante puerta de entrada

Elegancia en el hotel
 El vestíbulo es de auténtico lujo

Sala de estar de la suite
Estamos en la sala de estar de la suite, donde hay.....

Un piscolabis de bienvenida
.....un piscolabis de bienvenida

La sala de la suite desde otro ángulo
La sala desde otro angulo

Uno de los dos cuartos de baño
Uno de los dos cuartos de baño

Detalle de dos papeles higiénicos
 Y el otro. Con los detalles del teléfono y dos rollos de papel higiénico

La amplia habitación de la suite
La amplia habitación

La terraza del hotel Rembrandt en Bangkok
Mirando las estrellas  del cielo de Bangkok y meditando. ¿Que hago yo aquí, de donde vengo...? O así

Skyline nocturno de Bangkok
 Skyline nocturno de la ciudad, desde la terraza

La tremenda terraza de día
La terraza de día

Contaminación en Bangkok
Skyline diurno. Detalle de la contaminación presente

Esperando el ascensor para desayunar
Nos vamos a desayunar

Vamos a desayunar
El lounge donde desayunábamos. Poca gente, es la sala VIP

Las niñas desayunando
Las niñas desayunando

Y nada, que voy a decir? Pues eso, que hay que aprovechar lo que te ofrece la vida. Desde luego, Bangkok es el lugar ideal para saborear las mieles del triunfo, para vivir bien, para saborear eso que llaman.....lujo asiático.
Este hotel, tiene restaurante tailandés, mexicano e italiano además del Rang Mahal, el mejor restaurante indio de la ciudad, situado en el piso más alto del edificio. Hay una hermosa piscina, gimnasio, spa, centro de negocios y un excelente wi-fi.
El Rembrandt Hotel tiene 4 estrellas y está situado en:
19 Sukhumvit Soi 18, Klong Toei, Avenida Sukhumvit, Bangkok

Post y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:

7 comentarios :

Marta dijo... 8 de julio de 2013, 12:22

Qué buena pinta, Gildo. Lo apuntamos. Esa terraza es una pasada :) ¡Un abrazo1

M. Teresa dijo... 8 de julio de 2013, 16:48

De vez en cuando es bueno darse algún caprichito. Por lo menos os pondríais las botas en el desayuno ¿NO?

Un saludo

Verónica Corrales dijo... 8 de julio de 2013, 21:48

Que casualidad!! Nuestra primera visita en Bangkok dormimos en este hotel y sin ser la mega habitación que teníais nos pareció un lujazo! Recuerdo lo bien que dormimos en la cama y los ricos que estaban los desayunos o así ;)

Saludos y gran reseña

Anónimo dijo... 9 de julio de 2013, 2:10

Tío, en gallumbos en el espejo de la foto del baño, antológico.

Edu y Eri dijo... 11 de julio de 2013, 11:18

Vaya pasada de hotel! Nos han encantado ls vistas desde la terraza ^^ Por cierto, muy sexy la foto del baño, vaya tipín XD

Carla de Atrápalo dijo... 15 de julio de 2013, 20:17

Hola Gildo. ¿De verdad que eso que se ve en la foto es contaminación? Parece un filtro de Instagram.

viajes a Vietnam dijo... 21 de julio de 2016, 6:01

Qué buena! espero hacer un viaje allí para disfrutar su encanto. Gracias por este post.

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top