La casa es una villa, que está semi abierta

En Bali como en Yakarta, las casas se exponen a ser invadidas por animales, pequeños animales que algunas veces son molestos y que no queda más remedio que convivir con ellos. Un problema que no ocurre normalmente en los pisos, que están más protegidos de estas cosas por estar en las alturas.
No cabe duda que Bali como Jakarta fueron en su momento sendos humedales-manglares, por lo tanto la flora y fauna continúa siendo más que abundante.
Me comentó Sara que su jefe, cuando se trasladó a Bali no hace mucho, el primer día tuvo que dormir en otra casa pues cuando fue a la suya, había en la puerta una serpiente (bueno el dice serpiente, pero....los jefes siempre son así de exagerados para algunas cosas) que estaba erguida como una cobra y tal....
La estancia en Bali, nuestros 50 días fue fabulosa, la villa de nuestra hija Sara era casi de lujo (desde luego, nosotros estuvimos de.....lujo). En un lugar que se llama Kerobokan, cerquita, muy cerquita de Seminyak. Tenía las piezas de la casa semi abiertas, las habitaciones normales (cerradas), la piscina complétamente abierta y la sala-comedor y cocina, con techo pero sin puertas.
Tenía un par de árboles (hablo en pasado, porque Sara ya no está en Bali, aunque la casa siga allá) y bastante vegetación que ocupaba casi toda la orilla de la piscina. Lo bueno de todo erá que dichos árboles daban unas flores blancas (hay algunos que las dan amarillas) llamadas "cempaka" (léase chempaka) que es la flor clásica de la isla y abunda por casi todas partes, tiene un aroma intenso y muy agradable. De hecho, en Bali se hace incienso (dupa) oloroso con dichas flores.
Lógicamente por el techo abierto y por la flora interior,  entraban y vivían casi toda clase de animales, escarabajos, lagartos, arañas, sapos, mariposas, que pululaban por la casa a su alegre albedrío. Además de otros animales de cuatro patas y peludos (bueno, lo voy a decir....ratones) que de vez en cuando aparecían por el comedor o la cocina y que a Sara le ponían frenética, pero que un par de buenos cepos ponían las cosas en su orden. 
Eso sí, la estrella de la casa era un "gueco"(venga, a buscar en Google que es eso...). Bueno, ya os facilito yo un poco la cosa. Es una especie de lagarto, llamado "gueco" o "geco" en castellano y "gekko" como nombre original en Indonesia, se identifica porque este animal efectúa un sonido de onomatopeya que reproduce su nombre, por lo que hace algo así como gekko, gekko, gekko, y que canta (es un decir) siempre de noche, cada 30 minutos o así, por lo que más de una noche.....me acordaba de sus muertos.
Así que, vamos a entrar....

Mi hija, le puso su nombre tallado en madera

A Santy, le gustaba algunas veces introducirse en la vegetación (es una atrevida, ella), a la vista de la ninfa

El sapo, siempre nos visitaba cuando llovía

Uno de los árboles que daba esas flores "cempaka"

Un día, apareció tremenda araña, yo raudo con mi chancleta eliminé (las dos patas delanteras, atravesando la hoja)

La señora que venía a purificarnos la casa, se introducía hasta el altar a través de las ramas

Múltiples mariposas

Santy hacía recolección de flores y las ponía en un cuenco

Flores que en un par de días se marchitaban, es esa belleza efímera....

Un día llegó el gran escarabajo

Las flores caidas del árbol, alegraban la piscina

Otro día apareció el lagarto

Otra toma del interior de la villa

También había una "garuda", símbolo de Indonesia

Temporada de setas, al borde de la piscina

Y había un fiero león

A veces me ponía como tarzán (vaya pinta) delante del altar hindú

Había flores rarillas en la vegetación

Pero lo más bello, era mi "gekko", que ojazos....que pestañas....que pupilas....me enamoré de nuevo

Y nada más de momento, solo decir que no es facil fotografiar a uno de estos bichitos, al menor movimiento que vislumbran....desaparecen

2 comentarios :

M. Teresa dijo... 21 de febrero de 2013, 8:18

La casa es una maravilla, yo no me movía de allí! Yo vivo en una casa de pueblo por lo que también estoy acostumbrada a los bichos de todo tipo y la verdad es que no me importa.
Conocí a los gekkos en Camboya y también me enamoré de ellos, me cayeron muy simpáticos, incluso dormimos en un lodge que llevaba ese nombre ... había unos inmensos!

Un abrazo

Anónimo dijo... 17 de noviembre de 2013, 21:17

me han salvado de reprobar la materia de la flora de indonesia gracias XD

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top