Uluwatu místico, como casi todo lo que se respira en el ambiente de la isla de los dioses

El otro día estuve en Uluwatu, un lugar donde se haya uno de los tres templos más importantes de Bali, con Besahki y Tanah Lot, para los que profesan la religión hindú.
Cuando llegué a la zona, me encontré con mucho turista, mucha gente joven (sobre todo) que viene a coger buenas olas a este rincón de la isla (una de las mejores playas para este deporte). Gente joven que por cierto, es experta en encontrar buenas web de viajes baratos en internet. Por lo que, vienen y van de Australia (la mayoría) de Europa, de America.
Aparte de mar y olas, nosotros nos dirigimos más al templo, a lo religioso,  a lo contemplativo, a lo ascético.
La verdad, tengo que decir, que yo esperaba otra cosa respecto al templo Pura Uluwatu, esperaba algo parecido al de Pura Besahki (post proximamente) pero no era así y me defraudó bastante. Primero que no se podía entrar al templo, estaba cerrado a cal y canto y parece que solo se abre para las ceremonias y espectáculos. Segundo, que no es nada más que un patio y un altar más o menos grande o por lo menos eso es lo que solo nos enseñaron a nosotros. Y para rematar la faena, nos equivocamos de hora para visitarlo. Era el mediodía y la chicharra pegaba violenta, hacía un calor horripilante, agrabado con el hecho de que por los jodidos monos, aconsejan no llevar gafas ni gorra, ni tan siquiera entrar con chancletas, pues no se como se las apañan los primates que a la mínima te las quitan. A mi lo que más me molestó fue lo de no llevar gorra, pues con el sol que hacía, la calva se me puso a mil grados centígrados.
Enclavado en un bonito paraje, encima de un acantilado con el mar y los surferos debajo, tiene un entorno con unos jardines más o menos bien cuidados (que ya es bastante en Indonesia).
Yo hace tiempo que no hago hago surf (bueno, solo de vez en cuando en el catre) pero me da gusto ver como disfruta la juventud con este deporte. Tiene que ser la leche pillar una buena ola y volar en el mar. Desde luego, los que vi en Uluwatu estaban plenos de satisfacción (orgullo y satisfacción jejeje).
Surferos curtidos por el sol y con cuerpos de Adonis, pasean, surfean y lucen su palmito por los alrededores y lógicamente son el terror de las nenas por estos lares.....ay que tiempos aquellos.
Luego está lo de los monos, son los amos del lugar, te quitan todo lo que puedan arramplar si no tienes cuidado. Hay algún personaje por ahí, que con una caña intenta recuperar la gorra, la cámara o las gafas de la gente despistada que se distrae y no ha tenido cuidado. Persiguen al mono ladronzuelo y ofreciéndoles un huevo (si, un huevo) no se como lo hacen pero consiguen intercambiar el huevo por la pieza afanada. De esta forma consiguen la propinilla del turista agradecido por la recuperación del objeto que ya daba por perdido.
También tengo que decir que aquí y en toda la isla, los precios de las entradas en los monumentos, templos espectáculos y demás, varía si eres local o extranjero (en Bali y en general en Indonesia). Normalmente si vale 10.000 rupias para el local, el turista paga el triple. Santy paga como local (lógicamente) Sara también da el pego y yo.....yo me hago el loco, me calzo la gorra hasta las cejas y pago como...local, no me preguntéis como ni porqué, pero funciona.... no sé.....quizá es el moreno albañil (con perdón) que he pillado por ir en moto....esto será que les confunde....no sé....
Y como hice algunas fotos, pues eso, que aquí os las dejo.

Previo pago de la entrada, nos ponen un pareo, a los locales (balineses) además una cinta amarilla. Como se ve en la foto, nada de gafas de sol ni gorra, ni sombrero 

 Las vistas del acantilado

 Desde el otro lado

El entorno arriba es así

El templo desde la verja cerrada, se ve así

El altar desde la tapia que me tuve que subir

Testimonio de que estuvimos, estuvimos

Como decía, los monos pululan por todas partes y el templo incluido, claro

Estos sí que se lo pasan bien

Comienza la secuencia, la ola....

....que habilidad....

....ahí en lo más alto....

.....disfrutando de la vida....

 ....una ola bien aprovechada....

....jóvenes y al mismo tiempo expertos surferos

 Los monos. Entras y ya están al acecho......más habilidosos que los de Las Ramblas en Barcelona  (bueno, no son monos precisamente)

Desaparece la gorra.....

.....desaparece la chancleta....se la quitaron a una chica joven (blanca) que andaba desesperaba entre los arbustos buscando al mono mangui.....

.....y el tío de los huevos intentando recuperarlo todo

Con su piscina y todo. Jodé que envidia me daban

 Y bueno, nosotros no somos místicos ni surfeamos ni tan siquiera hacemos el mono. Pero con una birra Bintang fresquita (helada)....también gozamos, disfrutamos, nos regocijamos y solazamos.....en estos parajes tan afortunados

Y nada más por hoy. Este fin de semana nos vamos a Singapur y se termina la historia de 50 días en Bali .La semana entrante estaremos en Jakarta donde espero contaros más cosas de la incomparable Indonesia


Post y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:


4 comentarios :

Bleid dijo... 4 de diciembre de 2012, 19:20

Uno de los mejores lugares de Bali
un placer recordarlo contigo
abrazos

Anónimo dijo... 8 de diciembre de 2012, 12:23

Hola!!!!que envidia me dais pero al mismo tiempo satisfaccion de ver que lo pasais tan bien.No se donde estareis ahora ,pero donde sea , que paseis unas muy felices FIESTAS NAVIDEÑAS y no os olvideis de regresar a España..Un abrazo y beso Lleidatana

M. Teresa dijo... 9 de diciembre de 2012, 19:41

Un lugar precioso y unas fotos que invitan a viajar hasta allí.

Un abrazo

Fran dijo... 10 de diciembre de 2012, 11:09

Yo no estoy para coger olas así que haría lo que tú, a los templos y a disfrutar de esa cultura que me encanta!! Quiero ir, quiero ir!!!! Un saludo Gildo

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top