En la roca, y debajo del templo, se encuentra una gruta en la que se hace la ceremonia bautismal

Hay cosas que me gustan de Bali, como pueden ser, sus templos, sus puertas de piedra grabada, su arquitectura, sus playas, montañas, campos de arroz, también me gustan las ceremonias, como la que publiqué en este post  "La ceremonia del mar en Tanah Lot"  y algunas cosas más.
Algunas otras, no me gustan, como por ejemplo y sobre todo, el descaro de algunos vendedores de souvenirs, sea en la tienda o los ambulantes, la grandilocuencia con que otros habitantes de la isla, te dicen que ellos no son indonesios, sino que son balineses, desde luego siempre se les ha visto a estos de Bali, sacando pecho, tampoco me gusta la venta de todo, en algunas playas y alrededores sobre todo de Kuta,  al blanco, al "bule" le ofrecen sexo, drogas y rock and roll cada tres pasos, y si es de noche, cada dos. También me empalagan demasiado los turistas, los guiris (aunque yo también lo soy, claro), están por todas partes, con sus cámaras, sus chancletas y sus vestimentas estilo Benidorm (con perdón).
A lo que vamos,en este post, cuento la historia de nuestro bautizo en Tanah Lot, Santy, Sara y yo (la familia), nos reunimos en Bali para pasar unos días, Sara vino de Singapur (donde ella vive y trabaja)  y nosotros de Jakarta.
Visitando lo de casi siempre, no fuimos un día a este templo y vimos que había un lugar donde unos maestros de ceremonia, te bautizaban con una especie de agua bendita y te ungían con un aceite y te pegaban arroz en la frente.
Total que para pasar el rato y hacer unas fotos, nos atrevimos a seguir la parafernalia, divertirnos un poco y adquirir una experiencia religiosa y oriental.....oooooommmmm ¡¡Toma ya!!.
Así que, aquí están las fotos

El manantial, donde sale el agua purificadora

Los maestros, preparados para el ceremonial y con el aceite en el cuenco

Primero fue Sara.....

.....y se le quedó esta cara

Luego fue Santy......

.....y se quedó así. Bueno, ella tiene ventaja porque es guapa

Y tachán.......el último yo, más cara de gili, no se me puede quedar. Además, dicen que el vigor sexual (entre otras cosas), depende de lo que te aguante el arroz pegado en la frente.......a mi, se me cayo enseguida....aaaarrrrgggg

 Esta foto, es del año 1991 (Santy y Sara), en el mismo sitio, decían que el templo de Tanah Lot, estaba vigilado por una gran serpiente........bueno, yo la verdad, diría que no era tan grande

Ahora, el que lo vigila es el del garrote ¿El tio la vara?. Lo malo de todo, es que casi siempre está durmiendo, como cuando le hice la foto

Tengo que decir, que en Bali siempre nos lo pasamos muy bien. Claro, por eso "para vivir así, más vale no morir"

Quizá te interese leer esta noticia de Indonesia en español

5 comentarios:

octamontse dijo... 15 de marzo de 2012, 10:19

Muy buenas fotos, hicistes de guiriiii eh!! jejeje

Hay que ir a Indonesia.
Saludos.

Purkinje dijo... 16 de marzo de 2012, 12:27

Juas!! Me encanta el tio de la vara!!!

Muy divertido el post... muy turista!!

Marta dijo... 16 de marzo de 2012, 19:38

Me encanta este post, muy gracioso, muy simpático lo del arroz que no dura mucho en la frente jijiji.

Un saludo

alfonso dijo... 17 de marzo de 2012, 8:54

Un lugar genial, lo conocía sólo de reportajes ... y la verdad que es más que sorprenderte.
Me encanta ver cómo va todo por allí, tan lejos de España ... :)

Gracias por compartir.
Alfono - www.thewotme.com -

Anónimo dijo... 17 de marzo de 2012, 18:23

Pues me ha parecido muy interesante!
Están ahí normalmente esos "monjes"? O era por alguna celebración especial?
Yo si voy y me los encuentro también quiero que me bauticen!! jeje

Un abrazo.
Pichi.

 
Indonesia o así © 2008-2013. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top