La camioneta de Jakarta. En la parte trasera dice "pernah baru" traducción al castellano, "fue nueva" jejeje, es dificil imaginarse que alguna vez lo fue. 

En Jakarta, como en toda Indonesia y yo diría que en muchas partes de Asia, se hace que las cosas duren y duren y duren. En este país, se ven bicicletas cacharrosas, motos hechas una ruina, sillas que se caen de viejas o camas que tienen 100 años, claro que esto de las camas es más normal, porque son antiguas, de madera de teka, en indonesio Jati,  la cual es maciza y con una capa esmalte, quedan como nuevas. Aquí todo puede servir mientras se pueda usar, no se tira nada, se arregla, se parchea, se pinta etc. 
Veo en las casas de la familia de Santy, muebles heredados de los padres (no sé, yo no he pillado nada), que están como nuevos, porque son de buena madera, de esa madera que abunda en Indonesia, antes mencionada (teka). Nada de aglomerado y tonterías de esas que tengo yo en la casa de Barcelona, materiales modernos y baratos, pero que se caen al mínimo toque.
Siguiendo hablando de Barcelona, aquí conozco gente que se cambia de toallas y/o de sabanas cada año, aunque estén en buen estado, casi nuevas. También hay quien se cambia de IPhone, de ordenador o incluso de coche cada cierto tiempo no muy largo, y no digamos de ropa, hay que ir a la moda. Tienen la máxima de que las toallas, sabanas u ordenador, ya están amortizados después de un tiempo, ya han hecho su servicio y por lo tanto ya se pueden compras nuevos.
Son los vicios del llamado primer mundo, cosas que ahora con la crisis, estamos comprobando lo que vale un peine, y creo..........que vamos a aprender todavía más.
Los usuarios de esta camioneta, son operarios que un día vinieron a casa a poner una mamparas en los costados de la terraza, para que el agua no entre cuando llueva. Aquí en Jakarta, cuando llueve, llueve de verdad, muchas veces con viento incluido por lo que el agua entra en las terrazas y viviendas con mucha facilidad y hay que hacer todo lo posible, para que no sea así.
 La mano de obra en Indonesia es muy poco calificada y la chapuza es grandiosa. Más de una vez se ha de llamar al artista, un par de veces porque a la primera no ha salido....jejeje. Y menos mal que si el que te lo repara por segunda vez es el mismo que te lo ha hecho la primera, porque alguna vez he tenido que llamar a otro, para que arregle el estropicio del primero (pagando a los dos claro).
Pero bueno para "emplastos" tampoco hay que ir muy lejos, la tenemos aquí al ladito en Barcelona mismo. Por lo menos en Indonesia la mano de obra es barata, yo diría que muy barata, y sin embargo en España la chapuza (española) te sale a precio de platino. Me viene a la mente aquel chiste o así, que corría hace ya años por la meseta castellana, dice uno "No sabía que el plomo se convertía en oro, hasta que llamé a un fontanero".
Como decía, los operarios que vinieron a poner las mamparas (con esta camioneta), tuvieron que volver, y a la segunda si........voilà, salió. Eran tres chicos jóvenes y me dieron pena, por lo que a la segunda vez que vinieron, les invité a un chupito de whisky, jodé, me pasé, les di Glenfiddich (me pillaron con la vena generosa). Intenté calibrar cual era su reacción a la invitación de una bebida alcohólica, ellos que eran musulmanes y lo tienen prohibido. Pero ni se inmutaron, se trincaron los chupitos a volquete. A la pregunta de, cómo es que pueden beber whisky, me respondieron que no pasa nada, que siendo jóvenes, lo tenían permitido ¿? ...pues.....bueno, si ellos lo dicen.

Yo, desde luego soy como los indonesios, me gusta y hago que las cosas duren, las cuido (33 años con mi mujer) y no me las compro nuevas así como así, porque se suponga que ya están amortizadas, sino que las utilizó, hasta que ya están como yo..........viejísimas. 

Y vosotros, ¿qué hacéis, qué pensáis del asunto?
 
Quizá te interese leer está noticia de Indonesia en español

2 comentarios:

Marga dijo... 7 de marzo de 2012, 21:24

Vaya!!vaya!! esta vez va de chapuzas, muy bueno ya que es verdad que en España te pueden salir muy caras ja,ja,ja. Y desde luego que hay ciertas cosas que conviene que las cuides mucho, mucho sobre todo a tu mujer. Y desde luego "los musulmanes" yo tampoco entiendo su lema, yo creo que de la teoría a la practica hay un largo trecho. Un beso y un gran abrazo.

Purkinje dijo... 8 de marzo de 2012, 10:53

A mi eso me sorprendió de Costa Rica. Allí también todo se arreglaba, nada se tiraba. Había multitud de tiendas de repuestos de todo tipo... Una filosofía que me parece más acertada que la nuestra, aunque creo que al final todo tiende hacia el consumir y tirar... :(

 
Indonesia o así © 2008-2013. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top