El hecho de que en Indonesia, haya libertad de cultos  religiosos, quiere decir, que se diseminan por el país toda clase de iglesias, católicas y protestantes, templos budistas (en indonesio, wihara o kelenteng), templos hindús, templos Sij y sobre todo mezquitas, estas últimas, aparecen por doquier.

La ciudad de Jakarta, es el espejo más representativo de todo esto. En esta urbe, depende del  lugar en el que te muevas, por ejemplo si vas por el feudo chino, Glodok, Mangga Dua, Sunter etc. te encontrarás templos budistas e iglesias cristianas, pues los CBI (Chinese Born in Indonesia) que viven en Jakarta, normalmente son de estas dos religiones, y el resto de la ciudad queda para los demás cultos.

No cabe duda que las mezquitas abundan, el hecho de que el 90% de habitantes de Indonesia, sean musulmanes, hace que vivas donde vivas, y con alguna excepción (barrio chino) seguro que tienes una, cerca de tu casa (yo tengo cuatro, mezquitas...... no casas).
Si paseas (o andas) en coche por Jakarta, es muy posible que te encuentres en medio de alguna calle, en medio de alguna carretera, personas haciendo una colecta para la construcción de alguna mezquita.

A mí siempre me ha impresionado, que en pleno centro de esta ciudad, se encuentren majestuosas, la catedral católica, llamada en indonesio "Santa María Pelindung Diangkat Ke Surga" (algo así, como Nuestra Señora de la Ascensión) lugar donde me casé hace ya, un par de.......siglos, y la Mezquita Istiqlal, que es la 3ª más grande del mundo y la 1ª de Asia, a una distancia de solo 50 metros.


Pero hoy, de lo que vamos a hablar es del Templo Sij (en inglés Sikh) del barrio Pasar Baroe, en pleno centro de "El Gran Durian", como también se le denomina a esta ciudad. Estos templos, también reciben el nombre de "Gurdwaras".
La religión Sij surgió de entre las dos religiones que imperan en la India, la musulmana y la hindú.

Esta es una religión en la que los practicantes, como más destacable,  y entre otras muchas cosas, han de seguir estos cinco preceptos: Kesh: Pelo largo sin cortar, Khanga: Un pequeño peine de madera que recoja el pelo, Kara: Un brazalete metálico, Kacha: Se ha de llevar ropa interior de algodón y Kirpán: Portar una daga que solo sirve para la defensa, nunca para atacar.
Los seguidores de esta religión, afirman que son constantemente perseguidos en la India, causándoles toda clase de vejaciones, que incluyen abusos sexuales a las mujeres, entre otras.

El otro día y paseando por el barrio de Pasar Baroe, me topé con este templo que me dijo...venga entra y saca unas cuantas fotos, que aquí están.




















Como se ve, el altar es de decoración bastante "kitsch". Luego hubo un seguidor, que me hizo una demostración de cómo se tocan los timbales, y anexo había una especie de sala de estar, donde se encontraban charlando unos cuantos adeptos. El suelo tenía algunas inscripciones de congregantes de la causa. Fueron tan amables, que me invitaron a comer (rehusé, porque acababa de hacerlo) y a una bebida de cola que si acepté.

Aproveché para hacerme un foto con uno de los fieles del templo que andaba por allá, que aunque parezca de cera, era humano, muy humano.

Texto y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:



1 comentarios :

Bleid dijo... 18 de noviembre de 2011, 21:25

Una de las grandezas de ese pais que tan bien conoces es su pluralidad religiosa
debemos aprender mucho aun
abrazos

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top