Hablando de los suburbios de Jakarta, me viene a la mente (y me hace mucha gracia) cuando leo, como hace poco, que me encontré en internet un artículo en el que alguien, decía que en Jakarta no había paro, que no había desocupados y seguía diciendo, en su escrito,  burradas y más burradas al respecto.

También me rio mucho cuando leo las últimas estadísticas del gobierno, en las que se dice que en Indonesia hay un 6 y pico por ciento de gente que no tiene trabajo. Estas estadísticas son sacadas de la oficina de empleo (kantor tenaga kerja, en indonesio), pero lo que no dicen, es que en estas oficinas, hay muy pocos indonesios inscritos, por lo que ese tanto por ciento, es en relación a los que están apuntados a estas agencias estatales de trabajo. Yo, cuando ando por ahí en Jakarta, con mi mochila de un lado para otro (una aventura en toda regla), voy preguntando a la gente lo que hace, piensa, o como se gana la vida etc. 

En el caso del desempleo, me he encontrado con muchos jóvenes (sin estudios), que están pasándolas canutas por no tener trabajo (igualito que en España), lo de siempre, dicen que de vez en cuando les sale algo en la construcción, pero eso, aparte de que no da para mucho (entre 120 y 150 euros al mes), es esporádico, además, aquí ni subsidio de desempleo ni nada que se le parezca.

Y no hablemos de la sanidad, en este país, o vas con el dinero por delante o te puedes morir. Una amiga mía, en Jakarta, me comentó hace algún tiempo que su padre había muerto, y daba gracias a que había sido así, porque si no se arruinaban, su madre y toda la familia. Por lo visto el difunto, cuando estaba vivo, tenía que hacer sesiones de diálisis para limpiar la sangre porque sus riñones no le funcionaban. Ahora que tengo una persona cercana (ya está pensando en vender su casa) en una situación parecida, se, que una sesión cuesta unos 125 euros, teniendo en cuenta en que hay enfermos de este tipo que necesitan dos y tres a la semana, saquen ustedes la cuenta, aparte medicinas, estancias en la clínica etc. y esto, de por vida.

Y luego en este país, el de la piel de toro, nos quejamos, porque tenemos que hacer una simple cola para que nos atiendan en el ambulatorio, ahora,  con los recortes muy posiblemente vamos a saber lo que vale un peine.
El gobierno, sobre todo en esta, la gran ciudad, siempre está haciendo campañas de conciencia (grandes carteles y más carteles por las calles) para que la gente pague sus impuestos, apoyándose sobre todo en la identidad nacional, en levantar la nación, en la patria (el indonesio, es muy patriota de su tierra),  e incidiendo en que pagar dichos impuestos es ayudar al país.

Aquí los únicos que de momento tienen pensión de jubilación son los funcionarios (vaya nenes, algún día escribiré algo sobre ellos) y militares (otros que tal bailan), escasa, pero algo es algo. Y seguros médicos tienen las multinacionales por supuesto y las grandes empresas, que te cubren una parte de lo que necesites, pero en resumen, en Indonesia, ponerse enfermo es jodido, muy jodido, porque duele el cuerpo, pero sobre todo lo que se resiente enormemente es............el bolsillo.

En Jakarta, en Indonesia, predominan los pequeños negocios, el warung que vende bakso (albóndigas, alimento este, del que el indonesio es un fans), el pequeño taller de madera, el pequeño comercio que vende material eléctrico, o material de construcción, la tiendita que vende huevos, Indomie (fideos instantaneos), donuts (algo parecido) o/y tábaco, y no hablemos de los carros ambulantes de venta de comida, sillas de mimbre, escobas, marcos para los cuadros, plantas etc. que abundan por los barrios del Gran Durian, y que bastante hacen con aguantar el negocio y sacar lo justito para comer e ir tirando, vamos,  y que no pueden pagar ningún impuesto ni por el forro.


 El pequeño negocio ¿como va a pagar impuestos?

 Seguimos

 En paro

 Descansando

 Casi en el paro

 La colada

 Seguimos

Las palomas mensajeras (en serio)

 La señora también posa (a su manera)

 Y cuando me adentraba más y más por las callejuelas, me encontré en un muro, con un gran escudo del Barça. Por lo cual me di cuenta, que los que viven en estos suburbios, serán pobres, pero son listos, porque saben cual es el mejor equipo del mundo jejeje...

Nada, que en un par de días, cuelgo el tercer y último post de esta serie, de los slums del barrio de Pasar Ikan (mercado de pescado, en español) en Jakarta

Post y fotos originales de Gíldo Kaldorána para:



1 comentarios :

Márcia dijo... 21 de junio de 2011, 2:21

Parabéns pelo seu blog, documentário maravilhoso!Lindas fotos! Kisses

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top