La religión está muy incrustada en el individuo en Indonesia. Quiero decir que forma parte muy mucho de su vida social.
Yo procuro, no inmiscuirme en sus asuntos e intento pasar desapercibido (aunque cada dia me despierten a las cuatro de la madrugada, por la llamada a la oración) en esta cuestión, como extranjero que soy, no voy a intentar cambiar, ni sus normas, ni sus creencias, ni sus formas de vivir, ni su idiosincrasia.
Debido a sus maneras de comportarse, cuando voy allá, algunas veces me pongo frenético y pierdo los estribos, e inmediatamente mi mujer y/o mi hija, vienen a consolarme, a calmarme y a tranquilizarme, diciéndome "somos nosotros los extranjeros, por lo que tenemos que acatarlo todo (o casi todo)". Y yo, pensándolo fríamente lo entiendo, pero, es que la verdad, algunas veces, la "patxorra" y sus extravagantes excusas con la que actúan, saca de quicio al más pintado, para ellos es normal ir por la vida así, peroooooo.........es que......bueno, no sé, ya me acostumbraré (o no).
Por eso, no quiero meterme en cuestiones trascendentales ni de religión por supuesto, y que luego haya malos entendidos, dicho esto, me voy a centrar en el tema de este post.
El caso es que el sábado pasado, nos juntamos en "petit comité", como hacemos de vez en cuando, tres de las parejas mixtas más antiguas de las que vivimos en Barcelona. Parejas de hombre español (o así), casado con mujer indonesia.
 Sri y Manel, ella de Surakarta (o Solo), isla de Java, él catalán, se conocieron en Surakarta

Siempre lo pasamos bien, con buena comida indonesia, cocinada por ellas, las tres, Lismia, Sri y Santy, expertas en esto de la grastonomía de su país. Lismia, se sabe mil y una recetas y sigue recopilando y cocinando cosas nuevas, Sri imparte clases de vez en cuando con demostraciones in situ, en Barcelona, y Santy.....bueno, que voy a decir de Santy mi mujer......se lo curra, muy, muy bien.
Estando comiendo, charlando un poco de todo, me di cuenta, que cada uno de los matrimonios, además de pareja mixta por países, también somos pareja mixta por religiones.
 Lismia y Alberto, ella de Semarang, isla de Java, él francés-catalán, se conocieron en Irian Jaya

Así como Sri y Manel son, ella católica y él protestante, Lismia y su marido Alberto, son tambien ella protestante, y él católico y mi matrimonio igual, Santy es protestante y yo católico.
En su momento, a la hora del casamiento, hubo pequeños problemas que se arreglaron rapidamente, al fin y al cabo, las dos son religiones cristianas.
Me acuerdo a la hora de preparar nuestra boda,  que Santy queria casarse en su iglesia protestante, la de siempre, la que desde pequeña cantaba en el coro y en la que contribuia todo lo que podia en la congregación. Los pastores de dicha iglesia no tenian inconveniente si yo me convertía al protentastismo. A Santy no le gustó esto (por mi parte me hacia budista, musulman o hinduista si hacia falta) siendo la iglesia y los curas de toda su vida. Total, que nos casamos en la catedral catolica de Jakarta, por el culto católico, donde no habia ningun problema en casarnos siendo de estas dos religiones.
Santy y Gildo, ella de Jakarta, isla de Java, yo vasco, nos conocimos en Jakarta

Sri y Manel, tampoco tuvieron conflicto al casarse por el mismo rito que nosotros, se casaron en Surakarta, isla de Java (población esta, también llamada Solo) y Lismia y Alberto se casaron en Paris por lo civil.
El año pasado en la boda de mi sobrino Julian (también llamado Juju y Joe-Joe) les costo ponerse de acuerdo en lo ceremonial, quiero decir aquí habia colisión era si se hacia fiesta javanesa o de Aceh ( la novia de Semarang, Java y el novio de Aceh, Sumatra). Al final se arregló de manera facil, el que pagaba el convite (tres días de fiesta) y toda la parafernalia, era el que mandaba. Terminó haciendose ceremonia javanesa, jejejeje, la familia de la novia lo pago todo, todo, todo......pero se quedaron contentos.
 Julian e Icha en su boda javanesa,  julio del 2009

El año que viene se casa otro sobrino mio, ooootra lucha más, ya llevan discutiendo el rito por la religión desde enero de este año, el hijo de la hermana de mi mujer, es musulman (bueno su padre, porque su madre pasa un poco del asunto) y la novia protestante. Los padres, abuelos, tios de cada familia tiran para su lado y mientras tanto los novios a verlas venir.
Al final se hara la boda en los dos cultos, musulman y protestante (ya sabeis, solución salomónica). La pareja, lo único que quiere es casarse y dejarse de tonterias. Creo que la testosterona tira mucho y sobre todo teniendo en cuenta, según he investigado (de buena tinta), que se casan los dos vírgenes. Mi sobrino Julian lo mismo, (se casó el año pasado) me prometió y me juró que habia tenido muchas novias pero que las habia respetado a todas ¿respetado?. jejejeje.
Galatia (le llaman Tia) y Marcel mi sobrino, se casan el año que viene

Lo cual me dió a entender, que en Jakarta y supongo que en otros lugares del país también, los jovenes, hablo de edades entre 25 y 26 años (con alguna excepción, seguro) se casan sin haberlo catado (vamos, igualito que aquí), además, si a partir de esa edad no han contraído nupcias, está  mal visto por la sociedad indonesia.


Si alguien quiere saber algún detalle más de las religiones orientales y de viajes por el mundo, puede visitar la página de mi amigo Paco, 2.0 Viajes

3 comentarios :

victorysilcana dijo... 30 de septiembre de 2010, 9:07

Cuando una pareja se quiere casar siempre por una cuestión u otra surge algún problemilla. Normalmente la familia tiende a dar su opinión...
¿Y nos vas a invitar a fulanito?, ¡pues vaya!... Y quizás con fulanito no tengas trato desde hace años.
Me imagino el problema al ser de distintas culturas y religiones.
Mejor no escuchar mucho y que venza el amor.
Saluditos.

sagitaire17 dijo... 30 de septiembre de 2010, 20:47

Menos mal que buena voluntad siempre hay forma de entenderse.
Un saludo.

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top