(Sobreviviendo en Jakarta-1ª parte-)

Después de dos meses en Jakarta, de nuevo al tajo
-->
Titulo este post,” The year of the linen”, porque esta vez que he estado en Jakarta, mi querido cuñado Herri (indonesio él, hermano de mi mujer)es un aficionado de esta tela, tiene mogollón de camisas y pantalones de este tejido, que creo en verdad idóneo para utilizarlo en este país tropical llamado Indonesia.
Yo, me he dejado llevar por Herri empeñado en que me comprara unas cuantas prendas y así ir juntos vestidos con lino (linen, en ingles e indonesio) blanco, y me he venido para Barcelona con unas cuantas camisas y pantalones . Camisas blancas bordadas y camisas de colores sin bordar, además de varios pantalones blancos. A precios muy asequibles, pues una camisa blanca bordada (parecida al “Barón tagalo” filipino) cuesta entre 10 y 15 euros, sin bordar y de color algo parecido y los pantalones también tienen este mismo precio, entre 140 y 200.000 rupias ( en julio y agosto el euro se cambiaba a unas 14.000 rupias).
Total, que hemos salido Herri, Revol (marido de mi cuñada) y yo a “burear” por ahí de punta en blanco por esta, la capital de Indonesia, como si fuéramos los conquistadores de Cuba.
Lo demás, Jakarta, ay Jakarta, sigue estando inmensa, como siempre con sus tremendos atascos (macet)de tráfico, con los que uno se desespera, atascos que los hay de norte a sur y de este a oeste, no hay quien se libre, para recorrer diez kilómetros se puede tardar tranquilamente una hora o más. Uno de los puntos negros, son los vetustos autobuses “Metro Mini” (que como te toque con la moto detrás de ellos, puedes llegar a casa convertido en negro por el humo que sueltan del tubo de escape) y la infinidad de furgonetas que hacen de transporte público y paran en cualquier parte de la calzada, izquierda, derecha o centro, es igual, cogen y dejan pasajeros en cualquier parte, lo que hace que el tráfico se ralentice.
El indonesio cuando les preguntas que de lejos está un lugar no te responde nunca con kilómetros, siempre te dirá el tiempo que se tarda, sea una hora, dos, o tres, siempre dependiendo de si el recorrido es a la mañana a la tarde o a la noche. Es lo mismo que si le preguntas que edad tienen sus hijos, el indonesio nunca te responde con los años, sino siempre con el nivel escolar que están realizando, sea SD, o SMA etc. (EGB, previo a la universidad etc ).
Las bombas en el Marriott y el Ritz, del 17 de julio en Jakarta, pasaron casi desapercibidas en esta gran urbe. Jakarta ni se despeino, la vida cotidiana continuo como si nada hubiera pasado. Por supuesto nosotros seguimos con el ritual de 3 días de la boda de mi sobrino Juju (ese día tocaba el baño purificador de los novios, cada uno en su casa, claro).
También comprobé que en Jakarta la moto sigue siendo el transporte más importante para el ciudadano (por supuesto para los que no tienen acceso al coche que son muchos). Las motos son otro punto negro que ralentiza la circulación. En Jakarta tener coche, ya es símbolo de estatus social alto. En una moto van dos, tres, cuatro y hasta cinco personas (el padre, la madre y los tres hijos pequeños) con el consiguiente peligro que supone para su integridad, y no hablemos del casco, aunque ahora parece que la policía está siendo dura con los que no lo llevan (vi que últimamente había controles por varios sitios de la ciudad, poniendo multas a diestro y siniestro).
Estuvimos mirando casas en Jakarta (la que vivimos es un poco pequeña) y comprobé, que por un poco menos de 70.000 euros(en Jakarta por unos 20.000 euros, puedes tener una casa de una planta con cocina, dos habitaciones, cuarto de baño, sala de estar, parking y jardín) te puedes comprar una tremenda vivienda, de hecho por este precio vimos una de dos plantas con 300 m2 edificados un gran jardín con arboles (había tres, un cocotero un árbol de mangos y uno de aguacates) y mas jardín por todo el rededor de la casa. Claro, no estaba muy cerca del centro, sino más bien un poco lejos (en el centro valen el doble o más), pero aun y así nada que ver con los exageradísimos precios que hay en España.
También hay que decir que en Jakarta, cualquier casa que se precie (de nivel medio, las chabolas no, claro) tiene dos cocinas, la llamada cocina limpia y la sucia (en indonesio “dapur bersih” y “dapur kotor”), por supuesto la limpia es la que se enseña a los amigos e invitados cuando vienen a casa y la sucia donde se cocina diariamente (increíble).
También, cualquier casa que de nivel medio, se construye con la habitación de la criada y su cuarto de baño correspondiente incluido. Allí, cualquier persona de nivel medio bajo tiene criada en casa, y algunas veces dos. Por cierto, y hablando de empleadas de hogar, en Jakarta una criada cobra al mes, alrededor de 400.000 ó 450.000 rupias (entre 38 y 42 euros) interna y con la pensión completa pagada (faltaría más).
-Este articulo, tiene dos partes-
Continuara en un par de dias
-->

2 comentarios :

Marga dijo... 21 de agosto de 2009, 15:57

Hola muchacho!!!!!
Me alegra verte de nuevo por aquí, que menudo viajecito.
y que barata que esta la ropa, habra que ir de compras por allí ja,ja.
Ya me encantaría, quizás algún día pueda, ojala me encantaría.Y lo de las criadas lo que cobran que es diariamente???
Cuando quieras pásate por mi blog, pues te he dejado un premio.
Un beso GRANDE

kary dijo... 3 de septiembre de 2009, 8:25

qué alegría volver a leerte!!!!! cuanto tiempo!!!!! me acordé de tí cuando las bombas, ufff que miedo, aunque es verdad con lo grande que es Jakarta....
jaja que fuerte el precio de las motos y no menos el de las casas!!!
lo que no entiendo es lo de la edad de los hijos, que te contestan con el curso que están haciendo, pero y si repiten... se quitan años??jajaja
Besotes

 
Indonesia o así © 2008. Todos los derechos reservados. Powered by Blogger
Top